COMPLICACIONES SONDA NASOGÁSTRICA



La nutrición enteral ha sido asociada con complicaciones gastrointestinales, mecánicas, pulmonares, metabólicas y psicológicas. Las complicaciones gastrointestinales incluyen diarrea -que puede tener como causas la terapia con medicamentos, la mal nutrición e hipo-albuminemia, el tipo de fórmula, la contaminación bacteriana de la fórmula, la infusión rápida de la dieta, la intolerancia a la lactosa, flora gastrointestinal alterada. Náusea y vómito - causados por intolerancia a la lactosa, exceso de grasa, infusión rápida, solución hiperosmolar, tracto gastrointestinal no disfuncional, estasis gástrica, reflujo gastro-esofágico. Vaciamiento gástrico inadecuado y distensión abdominal - causados por disfunción del tracto gastrointestinal, tipo de fórmula (alto contenido de lípidos), infusión rápida, intolerancia a la lactosa, grandes volúmenes de dieta. Reflujo gastroesofágico - causado especialmente por sondas de gran calibre, mayor de 12 Fr.
Las complicaciones mecánicas, que están asociadas con problemas de la sonda incluyen obstrucción de la sonda; salida o migración accidental de la sonda - que tiene como causas la alteración del peristaltismo, paciente hiperactivo; erosión nasal, necrosis y absceso del septo nasal. Sinusitis aguda, ronquera, otitis, esofagitis, ulceración esofágica, estenosis esofágica, fístula traqueoesofágica y perforación esofágica.
Hacen parte de las complicaciones pulmonares la aspiración pulmonar, hidrotórax, neumotórax, hemorragia pulmonar, empiema, fístula broncopleural, neumonía y el enfisema subcutáneo.
Dentro de las complicaciones metabólicas, encontramos la deshidratación, la diarrea, la hiperglicemia, desequilibrio hidroelectrolítico, infección y disfunción renal. Las complicaciones psicológicas son derivadas de la falta de estímulo al paladar, la presentación poco atractiva y rutinaria de los alimentos y de la baja autoestima, lo que puede producir ansiedad y depresión.
Varias complicaciones están asociadas con el calibre de la sonda nasogástrica (SNG), por ejemplo, las sondas de gran calibre pueden provocar faringitis, otitis, erosión traqueoesofágica, incompetencia del esfínter esofágico, ulceración estenosante de la laringe, excoriaciones de la nariz y sinusitis, entre otros. Buscando reducir o prevenir estas complicaciones, se colocaron a disposición sondas de pequeño calibre flexibles y blandas, las cua-les son de inserción difícil y migración fácil.
Las complicaciones derivadas del uso de la SNG pueden ser evitadas si existe un equipo de enfermería bien preparado para el cuidado del paciente, pues estos son los responsables desde la elección de cuál será la sonda que se va a insertar, hasta la prestación del cuidado frente a las reacciones presentadas por el paciente. Así, el enfer-mero debe proceder según datos de la literatura de la siguiente manera:
• Verificar la posición de la sonda mediante la auscultación abdominal (inyectar de 5 a 20 ml de aire en la sonda mientras ausculta el área epigástrica con un estetoscopio) y aspirar el contenido gástrico (éste puede ser confundido con el fluido pleural - verificar el pH, si es ácido es fluido gástrico, si es básico es fluido pleural o intestinal).
• Evaluar el estado neurológico del paciente: confusión, desorientación, agitación, puesto que estos estados pueden provocar desplazamiento de la sonda.
• Verificar la tolerancia de la dieta midiendo el contenido gástrico, si fuese mayor de 150 ml reintroducir el líquido en el estómago y suspender la dieta. El residuo elevado indica dificultad del vaciamiento gástrico y puede provocar broncoaspiración.
• Lavar la sonda con agua después de la administración de la dieta y medicamentos con el fin de evitar la obstrucción de la sonda.
• Mantener el paciente en decúbito elevado, 30o - 45o disminuye el riesgo de aspiración en caso de que ocurra regurgitación y vómito.
• Señales de edema y deshidratación, frecuencia de evacuaciones y glucemia.
Los criterios tradicionales para verificar la posición de la sonda no son confiables en los pacientes en estado crítico por los siguientes motivos: la auscultación abdominal de la insuflación de aire puede ser confundida con burbujas de aire en la pleura, pulmón y esófago y lo aspirado puede ser de origen pleural o secreciones bronquiales. Por estos motivos se recomienda verificar la posición de la sonda mediante radiografia de abdomen o tórax.

1 comentario:

  1. Excelente Información ¡Gracias por compartir! =)
    Saludos

    ResponderEliminar